Scouts y Guías Adultos "AISG- España"

Hasta siempre hermano scout

Falleció ayer nuestro hermano scout José Antonio Lázaro Velamazán, Insignia Iradier de AISG España.

José Antonio Lázaro nació en Montuega Soria en el año 1940.

En 1971, recién llegado al Colegio Calasancio de Zaragoza, se hizo cargo de la coordinación del “Grupo Scout Calasancio”, actividad que desempeñó durante más de 40 años, hasta septiembre del año 2014.

Con su dirección el Grupo llegó a tener, una colonia de castores, tres manadas de lobatos, cinco tropas scouts, una tropa de extensión  y un clan rover (con más de 60 rovers), y más de 300 chicos y chicas de todas estas edades y de todos los barrios de Zaragoza y pueblos de alrededor, lo que es un claro ejemplo de la extraordinaria labor educativa y de servicio que desarrolló.

En el año 1974-75, desarrolló el Sistema Pentanivel (ISOPERCO) de progresión en cinco niveles para patrullas verticales de 11 a 15 años.

En 1977 fue nombrado Comisario General de Formación de ASDE , dirigiendo la Escuela Oficial de Tiempo Libre, “Insignia de Madera” hasta el año 1986.

Desde 1987 fue el primer director del Servicio Regional de Formación que se denominó EIMA (Escuela Insignia de Madera de Aragón).

A partir de 1988  fue el promotor de uno de los proyectos de servicio más importantes que ha habido en el escultismo español, el centro scout Griébal. Este proyecto fue iniciado por el Grupo Scout Calasancio, aunque debido a la amplitud del mismo, al poco tiempo pasó a ser de la Asociación Scouts de Aragón.  

El 30 de Septiembre de 2001: El Consejo Scout Regional de Scouts de Aragón le concede la Medalla al “Mérito Scout” es la máxima condecoración que recompensa la prestación de un servicio continuado y estimable en el seno de Scouts de Aragón de al menos 20 años de duración, siendo un ejemplo de los valores scouts.

Por todos los méritos contraídos, el 29 de octubre de 2016, recibe la “Medalla Iradier”, la máxima distinción del escultismo adulto español.

En sus palabras escritas hace menos de un año en la entrega de la mencionada Medalla Iradier, nos decía entre otras cosas:

El ser humano tiene una dimensión individual y una dimensión social…
…La experiencia más profunda que tiene la persona de sí misma es descubrir que se realiza a si misma y es feliz, creciendo en el amor a través del servicio a los demás. Anteponer el bien común al servicio a los demás a los propios intereses, personales es la única manera de realizarse a sí mismo…

…Queremos “construir un mundo mejor” ¿Cómo podría cambiar el mundo el que se encuentra bien en el mundo? Pensemos en los demás. Para comprometernos en cambiarlo es, necesario ser conscientes de que está muy mal.

…Recordad que el Servicio es nuestra arma más poderosa.
…El Servicio es la verdadera revolución que cambiará el mundo.

Recordemos sus palabras.

Que descanse en paz, nuestro querido hermano scout.

Últimas Actividades
60 Años de nuestra Organización Munidal